Categoría: Promoción de la salud y prevención de la enfermedad

El Centro de Salud de Formentera forma a las cuidadoras del SAAD sobre la prevención de úlceras por presión

Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

El Centro de Salud de Formentera ha realizado un taller dirigido a las trabajadoras del Servicio de Atención a Domicilio (SAAD) del Consell de Formentera para que adquieran los conocimientos necesarios en la detección y prevención de las úlceras por presión en pacientes encamados. Doce trabajadoras del SAAD, organismo  dependiente de la Consejería de Bienestar Social del Consejo de Formentera, han asistido al taller impartido por el coordinador de enfermería del centro de salud formenterés, Onofre Sáez, quien les ha indicado cómo detectar este tipo de lesión en pacientes que deben permanecer en cama de forma prolongada y cómo prevenir su aparición.

Según Onofre Sáez, la úlcera por presión es una lesión de origen isquémico localizada en la piel y en los tejidos subyacentes, con pérdida de sustancia cutánea, producida cuando se ejerce una presión prolongada o fricción entre dos planos duros (hueso y cama), y tiene, como consecuencia, una degeneración rápida de los tejidos. Su detección y, principalmente, su prevención es prioritaria para evitar lesiones que pueden llegar a ser muy graves.

Las principales medidas preventivas son de movilidad, higiene, nutrición y protección

Que el paciente permanezca el menor tiempo posible en la cama, animarle a que se mueva, realizar cambios posturales cada dos horas en pacientes encamados y en silla de ruedas, son algunas de las medidas preventivas de movilidad junto a otras como intentar evitar los roces de prominencias entre sí, evitar levantar la cabecera de la cama más de 30 º e intentar mantener alineación corporal.

Las medidas higiénicas también son muy importantes para que no llegue a desarrollarse una úlcera por presión. Después del lavado es esencial el secado perfecto, con especial atención en los pliegues cutáneos, hidratación corporal con cremas, no con vaselina, es importante no masajear las prominencias óseas ni utilizar alcoholes o talcos, además de no dar masajes intensos.

La nutrición juega un papel fundamental en la prevención de las úlceras por presión y entre ellas se encuentran una alimentación adecuada a su edad y patología, beber líquidos (de 1 a 2 litros a lo largo del día), administrar suplementos proteicos, vitaminas y minerales, en el caso de pérdida de apetito, y si presenta problemas de deglución, usar espesantes y gelatinas.

Por último, entre las medidas protectoras, se recomienda colocar almohadas entre las rodillas, en la zona del talón de Aquiles, para que los talones queden al aire, protección con almohadillado de codos, manteniendo los brazos en posición anatómica y en los tobillos usar el almohadillado dejando los dedos a la vista.

Para Onofre Sáez es fundamental la formación del personal no sanitario que atiende a pacientes que deben permanecer mucho tiempo en cama y por ello este tipo de talleres están a disposición de aquellos que lo necesiten, ya sean familiares o trabajadores de servicios domiciliarios.

[Fuente: Área de Salud de Eivissa y Formentera. 21/09/2015]

[Foto: Centro de Salud de Formentera]