Categoría: Promoción de la salud y prevención de la enfermedad

Salud y Educación se coordinan para atender a los escolares con problemas de salud crónicos

Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

La Consejería de Salud y la Consejería de Educación y Universidad han consolidado este año con vistas al curso escolar 2017-2018 el protocolo de coordinación para atender a los niños y los jóvenes con problemas de salud crónicos en los centros educativos.

La Consejería de Salud ha creado la figura del coordinador de casos, que se encarga de guiar la actuación de todos los profesionales de los centros de salud y de los centros educativos implicados. Su función principal es trabajar de forma coordinada con la Consejería de Educación y Universidad para integrar la acción de todas las personas que participan en esta tarea con el fin de conseguir una escolarización normalizada y segura. Desde Educación, el Servicio de Atención a la Diversidad se encarga de la coordinación con Salud.

Para el curso que ya se ha iniciado se han identificado 166 casos de alumnos a quienes se ha diagnosticado alguna enfermedad crónica compleja, que gestionará el coordinador de casos. Por islas, hay 143 casos en Mallorca, 14 en Menorca y 9 en las Pitiusas. Los otros casos —es decir, los que son menos complejos— normalmente son atendidos directamente en los centros de salud y en los centros educativos con la intervención directa de los docentes y de los profesionales de enfermería si el caso lo requiere o bien a partir del asesoramiento de los equipos sanitarios de los centros de salud de referencia. Es importante destacar que más del 90 % de los centros de salud han impartido formación específica a los profesores de los centros de las zonas básicas de salud respectivas. Así pues, la implementación del protocolo ha permitido detectar más casos que en los cursos precedentes.

Hace años que Salud y Educación se coordinan para atender niños y jóvenes escolarizados con problemas de salud, pero el aumento del número de casos y la complejidad de algunos de ellos ha requerido elaborar un nuevo protocolo, en el que han trabajado durante meses diferentes técnicos y expertos designados por ambas consejerías, constituidos como Subcomisión de Atención en Salud en los Centros Educativos de las Islas Baleares. Este nuevo documento mejora el proceso de coordinación y establece las bases para atender a estos menores de forma que su escolarización les resulte normalizada y segura. En este sentido, es importante fomentar su autonomía dependiendo de la edad, entendiéndola como un proceso educativo que requiere el interés de todos a los agentes implicados y que está ligada tanto a la edad como el grado de maduración del niño.

Coordinación, autonomía, formación e implicación

El protocolo se basa en cuatro ejes:

  • Coordinar a los agentes implicados en la atención sanitaria de los niños/jóvenes con problemas de salud, al personal del centro educativo, a la familia y al propio niño.
  • Promover la autonomía y la gestión de la enfermedad del menor por medio de la formación adecuada.
  • Ofrecer formación según las necesidades específicas a los profesionales implicados en la atención.
  • Implicar a los niños/jóvenes en la toma de decisiones durante todo el proceso de atención de las necesidades sanitarias.

¿Cuál es el procedimiento que se sigue?

  1. El niño/el joven es diagnosticado por los profesionales del hospital o de la atención primaria (o de un centro privado).
  2. El profesional que hace el diagnóstico o que detecta el caso inicia el procedimiento para la coordinación de casos. Si la detección ha tenido lugar en el centro educativo, se pone en contacto con el centro de salud y con el Servicio de Atención a la Diversidad, en su caso.
  3. Los padres o el tutor legal firman la cláusula de confidencialidad: se trata de un documento que permite el intercambio de información entre los profesionales sanitarios, los profesionales de los centros educativos y otros profesionales implicados en la atención.
  4. Se incluye al menor en el registro del Centro de Atención Temprana y Desarrollo Infantil (CAPDI), que custodia las cláusulas de confidencialidad firmadas.
  5. El coordinador de casos se concierta con Educación —o a la inversa— e inscribe al menor en el programa de gestión de centros docentes (GestIB).
  6. Si es necesario, se inscribe al menor en el Programa de Alerta Escolar Balear.
  7. Se inicia la coordinación entre los diferentes agentes implicados una vez completados los tres puntos anteriores.
  8. El profesional sanitario redacta un informe de valoración de las necesidades sanitarias durante el horario escolar, si es necesario.
  9. Se convoca a la Comisión de Seguimiento del caso y se coordinan las actuaciones que se derivan entre los profesionales sanitarios, la familia y el centro educativo.
  10. Se redacta el informe de seguimiento si es necesario.
  11. Se detectan y se programan las necesidades formativas.
  12. Se establecen los criterios de actuación en caso de urgencia.
  13. Se establecen las responsabilidades del procedimiento que corresponden a cada profesional.

Población diana

  • Niños/jóvenes escolarizados en las Islas Baleares con algún problema de salud que requiera atención sanitaria durante la jornada escolar.
  • Familias y cuidadores de dichos niños/jóvenes.
  • Profesionales del Servicio de Salud —de los centros de salud y de los hospitales— que prestan atención a dichos niños/jóvenes y a su familia respectiva y que son sus referentes asistenciales, tanto porque los tienen asignados en su contingente como porque pertenecen al centro de salud de referencia del centro educativo.
  • Profesionales de los centros educativos donde están escolarizados dichos niños/jóvenes.Otros profesionales externos a los centros educativos que puedan estar implicados en la atención de dichos niños/jóvenes, como fisioterapeutas del centro educativo, auxiliares técnicos educativos, profesores técnicos de servicios a la comunidad, orientadores, etc.

Con este protocolo se pretende lograr una actuación coordinada de todos los agentes implicados en la atención de los alumnos con alguna enfermedad crónica escolarizados implicando a sus familias y a los alumnos y trabajando desde un enfoque comunitario, inclusivo y normalizado.

[Fuente: Servicio de Salud de las Illes Balears. 18/09/2017]

[Foto: Infosalut]