Categoría: Formación continuada

El SAMU 061 organiza unos talleres para mostrar a la población cómo hay que actuar ante un paro cardiorrespiratorio

Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

El SAMU 061 organiza unos talleres de reanimación cardiopulmonar para mostrar a la población cómo hay que actuar ante un paro cardiorrespiratorio. Bajo el lema “Salvar una vida es tarea de todos”, la I Jornada de Parada Cardiaca de Baleares tendrá lugar este fin de semana en el Parc de la Mar (Palma). En los talleres se darán instrucciones y recomendaciones, como abrir las vías aéreas, practicar una reanimación cardiopulmonar e incluso utilizar un desfibrilador automático externo.

El director general del Servicio de Salud, Miquel Tomàs, ha asistido a la presentación de la Jornada en la sede del Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares. Lo han acompañado el director asistencial del SAMU 061, Iñaki Unzaga, y la coordinadora del Grupo de Parada Cardiaca del SAMU 061, Isabel Ceniceros.

Durante la Jornada, en la carpa del SAMU 061 se impartirán los talleres de reanimación cardiopulmonar —tanto básica como instrumentalizada con desfibrilador— y se proyectará un vídeo divulgativo sobre las actuaciones que lleva a cabo cuando recibe el aviso de un paro cardiorrespiratorio, es decir, atención in situ y traslado a un hospital. También se expondrá una ambulancia de soporte vital avanzado, que se podrá visitar.

Conviene recordar que un paro cardiorrespiratorio es el cese brusco de las funciones vitales, de la respiración y del latido del corazón. Sin embargo, muchos paros cardiorrespiratorios pueden ser reversibles si se actúa de manera precoz por medio de la reanimación cardiopulmonar (RCP) o el uso de un desfibrilador automático externo. La RCP pretende recuperar las funciones vitales con una combinación de masaje cardiaco externo (compresiones sobre el pecho de la víctima) y ventilación asistida.

Está demostrado que, en un caso de paro cardiorrespiratorio, si alguna de las personas presentes es la que inicia la reanimación cardiopulmonar antes de que lleguen los servicios de emergencia, hay más probabilidades de que la víctima sobreviva —ya que el tiempo es fundamental en la recuperación del latido del corazón— y de que sufra menos lesiones cerebrales.

Según un estudio publicado por el Parlamento Europeo, el medio millón de paros cardiorrespiratorios que se registran cada año en Europa fuera de un hospital habrían tenido un pronóstico más favorable y la tasa de supervivencia habría sido más alta si alguien hubiera empezado a hacer las maniobras de reanimación en el lapso de tiempo de los tres o cuatro primeros minutos o si se hubiera utilizado un desfibrilador automático externo.

[Fuente: Servicio de Salud de las Illes Balears. 12/09/2013]

Calendario de formación