Categoría: Promoción de la salud y prevención de la enfermedad

El neurólogo Luis Alberto Molina publica su tesis sobre marcadores que mejoran el diagnóstico precoz de demencias

Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

El estudio del Dr. Molina obtiene un sobresaliente cum laude con opción a premio extraordinario tras la defensa de su tesis doctoral. La investigación ha contado con la colaboración del Servicio de Oftalmología del Hospital Can Misses.

El facultativo del Servicio de Neurología del Hospital Can Misses, Dr. Luis Alberto Molina Martín, ha presentado recientemente en la Universidad de Alicante su tesis doctoral 'Tomografía de coherencia óptica y ecografía orbitaria en el diagnóstico del deterioro cognitivo leve' con la que ha obtenido un sobresaliente cum laude con opción a premio extraordinario.

Este trabajo de investigación ha tenido como objetivo identificar las alteraciones de la retina y nervios ópticos en pacientes con deterioro cognitivo leve mediante el uso de la Tomografía de Coherencia Óptica (OCT), Angiografía por Tomografía de Coherencia Óptica (OCTA) y ecografía transorbitaria (ETO).

La muestra estuvo formada por 36 pacientes de Ibiza, con edad media de 72,4 años, en la que la mayoría eran mujeres (55,6%) a los que se les aplicó escalas de depresión y de autonomía en las actividades básicas y avanzadas de la vida diaria. Además, se utilizó la prueba de Montreal (MoCA) para el cribado y clasificación del deterioro cognitivo y estudios de metacognición avanzada para el análisis de la memoria a corto plazo. También se realizó una evaluación oftalmológica y un estudio de OCT y OCTA, para lo que se contó con la colaboración del Servicio de Oftalmología del Hospital Can Misses y especialmente del Dr. Javier Fernández.

Para el neurólogo, el ojo es una ventana al cerebro y para el estudio, pionero en España, se han centrado en las capas de la retina más internas, ya que son en las que se ha demostrado que el espesor se reduce en las personas diagnosticadas con la enfermedad de Alzhéimer. En estos pacientes, además de reducirse el grosor, se produce una disminución del flujo sanguíneo y de su densidad vascular.

Hasta ahora la búsqueda de estos biomarcadores se centraban en la sangre y la novedad de este estudio es que abre una ventana al cerebro a través del ojo.

[Fuente: Área de Salud de Ibiza y Formentera. 04/10/2022]

[Foto: Asociación Española de Comunicación Científica / Comunicar la neurociencia. Cerebro origami / CC BYND 2.0]