Categoría: Promoción de la salud y prevención de la enfermedad

El Servicio de Neumología de Son Llàtzer instaló una mesa informativa con motivo del día mundial del EPOC

Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

El objetivo de la jornada es dar a conocer la importancia del diagnóstico precoz y las pautas que se tienen que seguir para llevar mejor la enfermedad.

El Servicio de Neumología del Hospital Universitario Son Llàtzer, con motivo del Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), ha organizado una jornada informativa en la cual han participado neumólogos, enfermeras del Servicio de Neumología, fisioterapeutas e incluso pacientes afectos de esta enfermedad, algunos de los cuales incluidos en el Programa de Paciente Activo del Servicio de Salud. El objetivo es dar a conocer la importancia del diagnóstico precoz y las pautas que se tienen que seguir para llevar mejor la enfermedad.

Hace dos años fue reconocida como Unidad de EPOC Multidisciplinaria de Alta complejidad por la SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica). Esta acreditación pone en valor los recursos materiales y humanos del hospital para realizar cualquier tipo de actividad asistencial, docente o investigadora relacionada con la prevención, diagnóstico y tratamiento de la EPOC.

Actualmente atiende 160 pacientes con EPOC avanzado. Estos pacientes disponen de una atención personalizada y un número de teléfono al cual pueden llamar en caso de empeoramiento de los síntomas. Con esto, se consigue una disminución del número de ingresos hospitalarios y de visitas a urgencias a causa de esta patología, así como una alta satisfacción por parte de los pacientes y familiares.

El diagnóstico de la EPOC en estadios tempranos permite realizar medidas terapéuticas y de prevención que influyen en el curso natural de la enfermedad, evitando que progrese hacia estadios más avanzados. Es por eso por lo que es importante darle visibilidad.

La EPOC es la cuarta causa de muerte en España, por detrás del cáncer, las enfermedades cardíacas y las cerebrovasculares. En las Islas Baleares, cada año se producen 24,13 muertos por cada 100.000 habitantes a causa de la EPOC, la prevalencia es del 11,1% entre la población insular (13,6% en hombres y 8,5% en mujeres).

Es una patología muy frecuente entre la población española, sobre todo en los hombres, a pesar de que en los últimos años ha aumentado de manera importante entre las mujeres a causa de la incorporación del hábito tabáquico. Según el estudio EPI-SCAN II, el mayor estudio de EPOC hecho en España, el 11,8% de la población mayor de 40 años en España sufre enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Las diferencias son significativas entre hombres y mujeres, con una prevalencia del 14,6% y del 9,4%, respectivamente. Además, se identifica en el estudio un incremento preocupante del infradiagnóstico de la enfermedad, que llega al 81,7%.

Causas de la EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, conocida como EPOC, es el término general que engloba enfermedades como la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar. La EPOC es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por una dificultad al paso del aire debida a una inflamación de los bronquios. En fases iniciales aparecen síntomas como por ejemplo tos, expectoración y fatiga; a medida que la enfermedad progresa, se produce incapacitado para hacer las actividades de la vida diaria, como por ejemplo vestirse, andar... y el paciente puede necesitar oxígeno adicional.

La causa principal de la EPOC es el tabaquismo. También pueden sufrir la enfermedad personas no fumadoras a causa de la exposición continuada al humo de la combustión de la biomasa (hornos de leña y estufas en ambientes escasamente ventilados, principalmente en los países en vías de desarrollo), las que viven en lugares con una gran contaminación industrial o personas fumadoras pasivas.

También hay EPOC de causa genética, como es del déficit de alfa 1 antiripsina o a consecuencia de un desarrollo anormal de los pulmones, como los nacimientos prematuros, donde el pulmón no ha podido desarrollarse correctamente y no llega a tener una función pulmonar normal en la edad adulta.

Para diagnosticar la enfermedad es necesario hacer una espirometría, que es una prueba sencilla, de 10 minutos de duración, con la cual se comprueba si hay alteración de la función pulmonar.

La medida más eficaz para evitar el inicio de la enfermedad y su progresión es dejar de fumar. Los tratamientos con fármacos broncodilatadores y antiinflamatorios inhalados pueden ayudar a mejorar los síntomas, aumentar la función pulmonar del paciente y retrasar la progresión de la enfermedad. La fisioterapia respiratoria, el control nutricional, la ayuda psicológica y la oxigenoterapia son medidas no farmacológicas que también pueden contribuir a mejorar la vida de estos pacientes.

La Organización Mundial de la Salud advierte que los gastos asociados a esta enfermedad aumentarán los próximos años por culpa del envejecimiento de la población y del aumento del hábito tabáquico entre las mujeres.

[Fuente: Conselleria de Salud. 15/11/2023]

[Foto: Conselleria de Salud]