Categoría: Promoción de la salud y prevención de la enfermedad

El Hospital Unviersitario Son Espases atiende 250 nuevos casos de obesidad grave en personas adultas y 100 pacientes pediátricos con problemas nutricionales

Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

El día 28 de mayo de 2104 se celebra el Día Nacional de la Nutrición.  El objetivo de este evento es resaltar la importancia de adoptar una alimentación y un estilo de vida saludables desde pequeños y conseguir, de esta manera, prevenir y reducir la obesidad infantil.

Para sumarse a esta iniciativa, el Hospital Universitari Son Espases prevé en este Día la instación de una mesa informativa con dos profesionales del Centro, Gabriela Nicola (nutricionista) y la Dra. Maria Caimari (pediatra).

El Hospital Universitari Son Espases atiende 250 nuevos casos de obesidad grave en personas adultas y 100 pacientes pediátricos con problemas nutricionales.

La nutricionista del Hospital Universitario Son Espases, Gabriela Nicola, recomienda: “Reaccionar rápidamente delante de los primeros síntomas de exceso de peso y acudir a un profesional para parar el desarrollo de la obesidad”.

Talleres de educación nutrición en el Hospital Universitario Son Espases

El Hospital Universitari Son Espases desarrolla sesiones semanales de educación nutricional dirigidas a las persones con obesidad mórbida y a los pacientes diabéticos obesos. En dichas sesiones, se realizan trabajos sobre estrategias para fomentar una mayor adhesión a la dieta hipocalórica y sobre hábitos y estilos de vida. También se efectúan talleres prácticos de compra y de elaboración de alimentos.

Comer sano es divertido, lema del Día Nacional de la Obesidad

El objetivo de la treceava edición del Día Nacional de la Obesidad es introducir la idea de que comer sano es divertido y explicar a la población hábitos de alimentación desde la edad infantil como desayunar y consumir 3 piezas de fruta cada día; incluir verduras en la comida y en la cena; comer legumbres 2-3 veces a la semana; incrementar el consumo de cereales integrales, pescado azul o blanco, leche, yogur y queso bajos en calorías; disminuir el consumo de carnes con grasa, así como el de dulces o de bollería industrial, y servir raciones más pequeñas. Además, se recomienda comer platos caseros, utilizar aceite de oliva virgen, procurar comer con la familia, realizar ejercicio físico diariamente, dormir un mínimo de 8 a 10 horas, y evitar mirar la televisión en la habitación.

Los profesionales remarcan la importancia que tiene el desayuno ya que se trata de la comida que da más energía para desarrollar las actividades básicas diarias y es fundamental para reducir la obesidad infantil. Un desayuno correcto debe contener productos lácteos como leche, yogur o queso; cereales integrales o pan, y piezas de fruta.

Entre los factores de riesgo que pueden provocar obesidad infantil se debe destacar: la alimentación inadecuada con una ingesta excesiva de grasas y de azúcares (fritos, bollería industrial, dulces o bebidas con azúcares añadidos) y la vida sedentaria (estar demasiadas horas ante el televisor, el ordenador o los videojuegos resta tiempo para ir de excursión o para realizar deportes al aire libre). Otros factores que se deben tener en cuenta son los de tipo genético como, por ejemplo, la obesidad de uno de los progenitores, la ausencia de lactancia materna o haber tomado menos de seis meses, y la reducción de las horas de sueño.