Categoría: Promoción de la salud y prevención de la enfermedad

El Hospital Son Llàtzer conmemora el Día Mundial del Niño Prematuro

Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

Con motivo del Día Mundial del Niño Prematuro, el Hospital Universitario Son Llàtzer organizó el pasado fin de semana diferentes actividades con el objetivo de reconocer, difundir y garantizar los derechos del prematuro y de su familia y colaborar en la reducción de la prematuridad y sus consecuencias.

Entre estas actividades se encuentran la jornada de puertas abiertas realizada el viernes, día 16 de noviembre, y la elaboración de felicitaciones para poner en las incubadoras y en las cunas.

El 17 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Niño Prematuro, que recuerda que cada año se registran al menos 15 millones de partos prematuros. La jornada tiene el objetivo de informar sobre la importancia del cuidado de los niños nacidos antes de la semana 37 de la gestación.

El lema de este año está relacionado con el tercero de los diez derechos del prematuro, que establece que "El recién nacido prematuro tiene derecho a recibir atención acorde a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales, pensando en su futuro".

En la prematuridad, que aumenta en todo el mundo, intervienen factores biológicos, ambientales y sociales. Entre las causas más frecuentes del parto prematuro figuran el embarazo múltiple, las infecciones y las enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión, aunque a menudo no se identifica la causa.

Habitualmente los bebés prematuros deben permanecer en una unidad neonatal hospitalaria durante semanas, o incluso meses. Durante este periodo son fundamentales los cuidados de los profesionales sanitarios y la vinculación de los progenitores con el bebé.

"Este año, en el Día Mundial del Niño Prematuro, queremos enfatizar la importancia de otorgar unos cuidados de neuroprotección, que incluyen una serie de medidas, con el propósito de reducir al mínimo el impacto negativo que un inadecuado ambiente puede producir sobre su sistema neurológico".

Estas medidas establecen que es importante:

  • Mantener un ambiente adecuado a sus necesidades (luz, ruido, temperatura, manipulación, estímulo del tacto y del olfato).
  • Establecer un vínculo de cuidado con los padres, donde el contacto piel a piel (CPP) sea una constante que se implemente en forma precoz y durante el mayor tiempo posible.
  • Posicionarlo y manipularlo en forma adecuada favoreciendo la postura correcta y valorando la tolerancia, para advertir cuándo la manipulación es excesiva.
  • Proteger el sueño como medida fundamental que le permite crecer, organizar la conducta y proteger su desarrollo neurológico.
  • Minimizar el estrés y el dolor valorándolo y proporcionando medidas que lo prevengan y traten.
  • Proteger la piel para resguardar sus funciones tanto biológicas como de transmisión de estímulos placenteros o dolorosos al cerebro.
  • Optimizar la nutrición entendiendo que la lactancia materna debe ser promovida y apoyada como la medida más costo efectiva disponible para el crecimiento, la protección de enfermedades y el neurodesarrollo.

Todos los miembros del equipo de salud de la Unidad de Neonatología del Hospital Universitario Son Llàtzer trabajan con el propósito de brindar a los recién nacidos pretérmino un cuidado seguro y de calidad que incluya estas medidas. Tal conducta tiene en cuenta que el futuro de estos niños es una prioridad y, por lo tanto, la protección de su desarrollo neurológico resulta imprescindible. Sin embargo, sólo será posible alcanzar estos fines con el cuidado centrado en la familia, la presencia permanente de los padres y su participación en el cuidado, ya que su papel es único e irremplazable.

[Fuente: Consejería de Salud. 17/11/2018

[Foto: Consejería de Salud]