Categoría: Promoción de la salud y prevención de la enfermedad

El Ministerio de Sanidad reitera su compromiso de avanzar hacia la eliminación de la hepatitis C

Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social se ha marcado como objetivo eliminar las hepatitis víricas como problema de salud pública en el año 2030. Para conseguir dicho objetivo se están llevando a cabo diversas acciones en el ámbito de la prevención y del acceso equitativo al tratamiento, dentro del Plan Estratégico de Abordaje de la Hepatitis C (PEAHC), alineado con la Estrategia Mundial del sector de la salud contra las hepatitis víricas (2016-2021).

Actualmente en la población general, según el informe realizado en 2017-2018 en el marco de la Atención Primaria, el nivel de prevalencia de esta enfermedad es bajo. Así, en las personas de 20 a 80 años la prevalencia de anticuerpos frente al virus de la hepatitis C es de 0,85% y la prevalencia de infección activa de 0,22%. Un 29,4% de las personas con infección activa no estaban diagnosticadas a finales de 2017.

Prevención y tratamiento

La prevención es, por tanto, clave en el abordaje de la infección. Por ello, es importante seguir insistiendo en las campañas de sensibilización, programas de reducción de daños, así como en la revisión de las normas de los centros de estética, tatuajes, piercing y micropigmentación.

Entre enero de 2015 y julio de 2019 en España se han tratado con antivirales de acción directa a 132.851 pacientes con una efectividad terapéutica del 95,7%. 

¿Cuáles son las vías de transmisión?

La infección por virus de la hepatitis C afecta a personas que han estado expuestas a transfusiones de sangre, uso de hemoderivados y trasplantes de órganos de donantes con virus de la hepatitis C realizados antes de la detección sistemática del virus así como a otras intervenciones realizadas sin medidas de control adecuadas. Además, otra de las principales vías de transmisión es el uso compartido de materiales de inyección de drogas con personas con infección por virus de la hepatitis C.

Por ello, se recomienda que las personas que hayan consumido drogas esnifadas o inyectadas o recibido productos sanguíneos antes de 1990 se hagan la correspondiente prueba. También deberían hacérsela quienes se hayan sometido a intervenciones sanitarias, tatuajes o piercings sin el correspondiente control o que hayan mantenido relaciones sexuales de riesgo. Tampoco se deben olvidar aquellos pacientes en hemodiálisis o con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana o el virus de la hepatitis B y las personas internas en centros penitenciarios así como el personal sanitario expuesto a procedimientos que supongan riesgos biológicos.

[Fuente: Misterio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. 08/10/2019]

[Foto: Ingo Joseph / People crowd walking / CC-by-sa-2.0]

El Web Infosalut utiliza cookies propias para mejorar la navegación. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entenderemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política del sitio web.